Ministerio de Justicia

Reforma Procesal Civil

Qué es la Reforma

Qué es la Reforma

En los últimos veinte años, en el ámbito de la Justicia, se han realizado profundos cambios orientados a otorgar mayor celeridad a los procesos, aumentar la eficacia, la transparencia, la protección de los intereses de las personas y, por sobretodo, acercar la justicia a todas las personas.

Chile viene desarrollando desde hace años una política de modernización de su sistema de justicia en general, para colocar a nuestro país a la altura de las sociedades más desarrolladas. Una de las manifestaciones más claras de ello la constituye la reforma al proceso penal ya implementada, pero también, otras reformas de gran magnitud y que han mejorado el acceso a la justicia de las personas, tales como la reforma a la justicia de familia y laboral.

que es la reforma

La Reforma Procesal Civil será una reforma de procedimientos, pero más aún, implicará una nueva concepción del sistema de enjuiciamiento civil. Todo ello, mediante procedimientos simples y desformalizados que permitan un real y efectivo acceso de las personas y que en su fase jurisdiccional cuente con un procedimiento oral, público, concentrado, contradictorio, con inmediación y prohibición de delegación de funciones propias del tribunal. Esto permitirá al órgano jurisdiccional, en forma razonada y fundada, determinar la existencia de los hechos a través del sistema de la sana crítica, a fin de dictar en forma expedita una sentencia justa.

La base de este sistema, que conocerá los conflictos civiles y comerciales, es el nuevo Código Procesal Civil, que vendrá a reemplazar al actual Código de Procedimiento Civil, que tiene su origen en el año 1903.

La dirección técnica del diseño e implementación de esta Reforma, corresponde a la Dirección de Gestión y Modernización de la Justicia del Ministerio de Justicia.

Para finalizar el ciclo de todos estos esfuerzos realizados en la administración de justicia, solamente queda una reforma de procedimientos pendiente: la Reforma a la Justicia Civil. Este es el único ámbito jurídico que se encuentra todavía bajo la lógica de un sistema procesal antiguo, caracterizado por su escrituración, su excesiva formalidad y multiplicidad de procedimientos especiales que se han ido estableciendo con el tiempo.