Ministerio de Justicia

Reforma Procesal Civil

Reflexionan sobre la Reforma Procesal Civil en Antofagasta

Reflexionan sobre la Reforma Procesal Civil en Antofagasta

Reflexionan sobre la Reforma Procesal Civil en Antofagasta

Con la presencia del Ministro de Justicia, Teodoro Ribera Neumann,  se inaugurará el próximo jueves en Antofagasta el Seminario “La Reforma Procesal Civil en Chile: Desafío Republicano del siglo XXI”, evento al que asistirán jueces, abogados, académicos y estudiantes, para reflexionar sobre este proceso de modernización de la justicia.

El seminario contará con la asistencia de los expertos en la materia, José Pedro Silva, profesor de la Universidad Católica y uno de los redactores del proyecto de ley de nuevo Código Procesal Civil;  el profesor Fernando Orellana de la Universidad Católica del Norte; el asesor del diputado Pedro Araya, abogado Jorge Cortés-Monroy; y el académico de la Universidad de Chile, Francisco Ferrada, quienes se referirán a los aspectos centrales de la Reforma Procesal Civil, cuyo inicio se dio en marzo pasado con el ingreso al Congreso Nacional del proyecto de ley de nuevo Código Procesal Civil.

Explicó el Ministro de Justicia que es interés de su cartera comenzar a socializar esta gran reforma en todo el país, para lo se iniciará un plan de visitas a regiones para dar a conocer el proyecto y reflexionar junto a la comunidad jurídica, abogados, académicos, los inconvenientes de la actual Justicia Civil en las regiones: una justicia lenta, en la que las partes no tienen contacto con el juez, atiborrada de causas ejecutivas y extremadamente lejana a las personas.

Las causas civiles, en Chile, representan el 60 por ciento  de los ingresos en todos os tribunales del país. Y de ese total, casi el 90 por ciento de las causas tramitadas ante nuestros tribunales civiles terminan por una resolución que ordena tener por no presentada la demanda, no dar curso a la demanda, o bien la declara sin movimiento. Es decir, no terminan por una sentencia del juez. En la justicia civil, sólo en el 5.6% de los procesos tramitados en nuestros tribunales se dicta sentencia.

En el caso de Antofagasta, desde 2005 a la fecha, el número de asuntos ejecutivos que ingresa año a año a los tribunales de la región de Antofagasta se ha duplicado. Si a eso se suman las más de 13 mil causas voluntarias (aquéllas en que no se suscita controversia entre partes, como los pedimentos o las manifestaciones mineras) que ingresaron en 2011, debemos concluir que los asuntos en que efectivamente se presenta controversia de intereses jurídicamente relevantes no supera el 10% del total de causas ingresadas en dicho período.

Asimismo, si miramos el comportamiento del juicio ordinario (donde sí se presenta controversia entre las partes), de todas las causas que terminaron en los tribunales de la Región de Antofagasta entre los años 2005 y 2011, el 72% lo hizo por no haberse registrado ningún movimiento después de la presentación de la demanda.

El seminario se realizará el jueves 21 de junio desde las 15:00 horas en el Auditorium de las Secretarías Regionales Ministeriales de Justicia y Obras Públicas, ubicado en Grecia N°2030, Antofagasta.

 La historia de un nuevo Código Procesal Civil se remonta al año 2005, fecha en que el gobierno de la época convoca a un Foro que -en 17 sesiones- revisó y estudió dos propuestas para emprender esta reforma, elaboradas por las universidades de Chile y Católica.

 El trabajo de esta instancia -en la que participaron connotados abogados y académicos- derivó en la redacción de un anteproyecto que fue encargado al plantel laico. Este texto, después de ser revisado, se constituyó en un anteproyecto que ingresó al Congreso Nacional en mayo de 2009.

 Al asumir el actual gobierno, se decide hacer una nueva revisión de la propuesta, trabajo encargado a una Comisión Intraministerial compuesta por los académicos Raúl Tavolari y Cristián Maturana de la Universidad de Chile, y José Pedro Silva de la Universidad Católica.

 La labor de la comisión fue enriquecida con los aportes de un Consejo Asesor, integrado por académicos representantes de las principales universidades del país, entre ellas la Universidad Católica de Antofagasta. Así, tras cerca de ocho años de trabajo, se llega a la nueva propuesta de un nuevo Código Procesal Civil para Chile.