Ministerio de Justicia

Reforma Procesal Civil

Subsecretario expone sobre Reforma Procesal Civil en Concepción

Subsecretario expone sobre Reforma Procesal Civil en Concepción

Subsecretario expone sobre Reforma Procesal Civil en Concepcion

Con una clase magistral sobre los alcances de la modernización de la Justicia Civil, el subsecretario Juan Ignacio Piña inauguró el año académico 2013 de la Universidad San Sebastián, en la ciudad de Concepción.

Frente a los alumnos de Derecho, Piña explicó los alcances de esta reforma republicana que implica el reemplazo del actual Código de Procedimiento Civil, que data de 1903, por un Código Procesal Civil moderno y acorde a la realidad social y comercial de este siglo, cuyo proyecto de ley fue ingresado al Congreso el 13 de marzo de 2012. Explicó Piña que dicho proyecto se encuentra en el primer trámite constitucional en la Cámara de Diputados, donde ya se ha revisado más del 50 por ciento de su articulado.

La Reforma Procesal Civil -que establece nuevos procedimientos, con audiencias orales y públicas- favorecerá la resolución de más de dos millones de conflictos en la materia, lo que representa el 60 por ciento de las causas ingresadas a tramitación ante los tribunales de justicia del país.

Explicó el subsecretario que junto al proyecto de ley de nuevo Código, el Ministerio de Justicia trabaja junto al Poder Judicial en una Mesa Orgánica donde se está elaborando un diagnóstico del actual sistema de justicia y se están definiendo las bases y lineamientos de las adecuaciones orgánicas que requerirá la Reforma Procesal Civil.

Además el Ministerio está avanzando en el diseño de algunas de las propuestas legales que acompañarán a esta reforma, para lo cual organizó los paneles de expertos que trabajaron durante cinco meses en sentar las bases de propuestas formales respecto de la descentralización de la ejecución (perseguir el cumplimiento de las deudas), lo que permitirá descargar a los jueces civiles de labores administrativas, para lo cual crea la figura del “Oficial de Ejecución” como órgano especializado, encargado de llevar adelante todas las actuaciones de apremio, incluido el embargo. Asimismo, se trabajará en nuevas normas relacionadas con los sistemas alternativos de resolución de conflictos, como la mediación y la conciliación, herramientas que evitarán el ingreso innecesario de causas a sede judicial. Cabe recordar que actualmente los tribunales reciben un promedio de 2 millones de causas anuales en materia civil y comercial. El proyecto considera la incorporación de tasas judiciales en el sistema,  lo que en la práctica significa que los montos que deben pagar los litigantes por poner en movimiento el aparato judicial, deberán ser absorbidas por las propias partes en litigio, y no por el Estado.

DATOS REGIONALES

Si se analiza el tipo de asuntos que conocen los juzgados civiles de la región, se puede constatar un predominio casi absoluto de los juicios ejecutivos y de las gestiones preparatorias de la vía ejecutiva que, sumados, alcanzan al 82% del total de asuntos. Explicó el subsecretario que cuando uno se refiere a procedimientos ejecutivos o de gestiones preparatorias de la vía ejecutiva, se habla de asuntos que involucran casi exclusivamente tareas administrativas, como embargos, remates, etc., todas tareas que obligan al juez a desatender su función principal, cual es la de resolver conflictos de relevancia jurídica, aplicando el derecho al caso concreto.

Agrego que si a ese 82% se agrega el 4% que representan los asuntos voluntarios, podremos hacernos una idea del tipo de trabajo que tiene sobrecargado a los tribunales de justicia: las cobranzas y los asuntos no contenciosos.

Piña destacó que de ese 82% de asuntos que ingresan a los juzgados civiles de Concepción, sólo un 2% termina por sentencia. Todo el resto, termina por otras vías de índole no jurisdiccional, como no tener por no presentada la demanda por defectos formales o declararse sin movimiento, lo que indica que, los motivos que tuvieron los ejecutantes en estos casos, no eran precisamente de índole jurisdiccional, sino, por ejemplo, de carácter tributario (por ejemplo, para declarar incobrable un crédito, con el objeto de obtener beneficios tributarios), o lo más común, de índole psicológico, pues con la sólo presentación de la demanda ejecutiva o gestión preparatoria de la vía ejecutiva, aún sin fundamento alguno, se puede obtener que el deudor pague su deuda o busca una salida alternativa al conflicto.

Previo a este encuentro, el Subsecretario de Justicia se reunió con los académicos de la Universidad de Concepción, para explicar esta modificación a la justicia civil, cuyas causas representan más del 60 por ciento de las causas que ingresan a los tribunales del país.